Comunicado de la plataforma Stop Desahucios a propósito del encierro en la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia

En primer lugar queremos aclarar que esta acción se plantea desde el respeto a la confesión cristiana; y no podría ser de otra forma, pues este credo está presente entre algunos de los que aquí se manifiestan.

También queremos reconocer la labor que la Iglesia de base está haciendo intentando paliar los efectos de esta crisis.

Dicho esto, queremos expresar nuestro más profundo rechazo ante la falta de solidaridad que mostró el arzobispado de Madrid al desalojar de la Catedral de la Almudena a nuestros compañeros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que se habían encerrado allí para llamar la atención de la opinión pública sobre la gran estafa hipotecaria y el drama social de los desahucios.

Esta acción tiene, por tanto, 4 objetivos:

– Hacernos eco de esa llamada de atención.

– Solidarizarnos con nuestros compañeros de Madrid.

– Mostrar nuestro rechazo ante el desalojo ordenado por el arzobispado de la capital.

– Y denunciar el silencio y la inacción de la jerarquía eclesiástica ante la situación de desamparo que cientos de miles de familias están padeciendo.

Consideramos que con el desalojo de la Almudena la cúpula de la Iglesia ha dado un paso crítico de la inacción a la acción, pero en una dirección que choca frontalmente con su credo, y con las necesidades de una sociedad que está pasando por unos momentos durísimos.

Queremos aprovechar también esta acción para dar a conocer uno de entre los miles de dramas que cada día se producen amparados en la ley y en nombre de la justicia y el deber. Ayer, sin previo aviso, Carmen, una afectada de Callosa d´en Sarriá, con una hijo a su cargo, diabética, con fibromialgia severa y un tumor en el cerebro, fue desalojada de la casa en la que vivía desde hace unos 30 años. Por si esto no fuera suficiente, fue arrestada por negarse a abrir, permaneciendo 6 horas detenida, según relata ella, sin ningún tipo de atención, ni agua siquiera, todo por una deuda de 6.000 euros con Bankia. Una entidad que exige 23.500 millones de euros al bolsillo de los ciudadanos, después de ser responsables de excepción de esta crisis, y de que su cúpula directiva esté imputada por posibles delitos de malversación, estafa, apropiación indebida y fraude. Es decir, por robar.

Para finalizar, hacemos un llamamiento a toda la sociedad a volcarse en la recogida de firmas para la ILP por la dación en pago, la moratoria de los desahucios y el alquiler social.

Stop Desahucios Alicante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*