El asombro de cada día [por Rafael Campillo]

Cada mañana veo amanecer
Solo en ocasiones me lo impiden
las nubes o nubarrones insolentes
que juguetones empañan el horizonte
Siempre la salida del sol es diferente
y mi capacidad de asombro no merma un ápice

Siguen después la ondas emitiendo asombros
el  espectáculo chocarrero de cada día
siempre con nocturnidad y alevosía
Se ordena, se legisla, se cambian leyes
no hay código civil ni militar que se os resista
hasta la sagrada y sacrosanta constitución
la tenéis dócilmente amaestrada
nos amanecéis asombrados cada día

Obedecéis órdenes sin la mínima queja
y machacáis cada minuto un poco o un mucho
al pueblo que confió en vosotros
según dicten vuestros amos
Os aliáis con el mismísimo diablo
para condenar a la escasez y al hambre
a otras gentes durante generaciones

Os marcharéis sin halagos ni laureles
Con el rabo entre las piernas
y la vergüenza de la historia
que la habéis escrito con promesas incumplidas
Ni un agradecimiento, ni un gesto, ni una sonrisa
¡No os habéis ganado ni el agua!

Rafael Campillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*